jueves, 30 de julio de 2009

Morir bien



“Preparados”- gritó una voz-, “apunten”- él permanecía con los ojos cerrados-, “¡fuego!”. Al instante, el hombre se desvaneció inconsciente, con sus gafas aplastadas y su cara arrugada. Después, viajó al lugar que los hombres vivos tampoco conocen.

Al cabo de tres horas, despertó. Se frotó los ojos y comprobó que “Senderos de Gloria” ya había terminado. Examinó el sofá y cogió todos y cada uno de los trocitos del cristal de sus gafas. Después, se fue a la cama.



Imagen:
Timeout.com

2 comentarios:

Daniel Rivas Pacheco dijo...

Espero que no te hayas quedado dormido viendo Senderos de Gloria, porque sería para matarte, xD

José Miguel Sánchez dijo...

jaja no no, IMPOSIBLE, menudo peliculón. Coronel Dax... buah, la volví a ver el otro día y... increíble, ese final es... una pasada. God save Kubrick