viernes, 4 de junio de 2010

Segundo pasillo



— ¿Vamos a la sección de yogures?

— Juan.

— ¿Qué?

— Escúchame.

— ¿Qué pasa?

— Creo que lo mejor es que lo dejemos.

— ¿Qué? ¿No te gustan los yogures?

— Dejar lo nuestro.

— ¿Te refieres a ti y a mí?

— Sí.

— ¿Y por qué? ¿Por los yogures? Mira que de verdad puedo cambiar. En el fondo odio los yogures, me encanta la fruta. Sí, me encanta la fruta. La sandía, el melón, las naranjas...

— Juan. Hablo en serio.

— Lo sé.

— Te lo imaginabas, ¿verdad? Esto se veía venir.

— ¿Se veía venir?¿Sí? No sé... Yo... La miopía. No sé.

— Es lo mejor.

— ¿Lo mejor? ¿Por qué?

— No te merezco, Juan.

— ¿Y qué más da si me mereces? Yo te quiero.

— No, Juan. Durante todo este tiempo no he hecho más que darte problemas. Alterar esa persona feliz que tú eras antes de conocerme.

— ¿Pero cómo sabes tú si era feliz antes de conocerte? Si no te conocía.

— Ya me entiendes, Juan. Sé que podrías ser mucho más feliz con otra persona.

— No, tú podrías serlo.

— Juan, no lo compliques.

— No complico nada. ¿No me mereces? ¿Pero qué chorrada es esa?

— Tú eres mucho mejor persona que yo, Juan. Lo sabes. Mereces a alguien mejor.

— ¿Y no puedes mejorar para mí?

— Lo mío no se puede cambiar. Está en lo más profundo de mi ser.

— "En lo más profundo de tu ser". ¿Entonces qué tengo que hacer? ¿Sentir lástima por ti?

— No, Juan. Sé que ahora no lo entiendes. Lo entenderás con el tiempo. Te darás cuenta.

— Seguro que me daré cuenta. Pero hasta entonces, haré la compra yo solo.

— Juan... sabes que te quiero. Pero los dos necesitamos cosas diferentes.

— No hables en plural. No decidas por mí. Reconoce que eres tú la que se está apeando del bote.

— No grites.

— No grito. Sólo quiero que reconozcas que eres tú la que se está arriesgando a ser feliz de otra manera. No yo. Y que asumir ese cambio de rumbo me obliga a mí a aceptar las consecuencias. Sólo eso. Sin maquillajes.

— Lo que tú digas. Si quieres convertirme en la culpable, allá tú.

— No eres la culpable. Eres la causa. No eres culpable de buscarte la vida. Todos nos la buscamos. Simplemente quiero que reconozcas que esto es decisión tuya.

— De acuerdo, lo es.

— Vale.

— Vale.

— Entonces... Adiós, supongo.

— Así, ¿sin más?

— Sí, así, sin más.

— De acuerdo...

— Me voy a por los yogures.

— ¿Te espero fuera?

— Haz lo que quieras.


Imagen: Tomms

5 comentarios:

Guillermo Rivas Pacheco dijo...

Qué jodido es hacer fotos buenas en supermercados. Es más, está no lo es (buena)

P.D. "Juan" es el nombre más genérico de chico que puede salir en un relato.

Bernabé Sánchez dijo...

Muy bueno.
No creo que Juan sea una mala elección. Incluso se podría decir que facilita la identificación este nombre tan genérico y usado. En el fondo, todos somos este Juan alguna vez, o al menos yo sí lo he sido.

Anónimo dijo...

Ese Guillermo Rivas es un bastardo malnacido que no sabe ni hacer la "ó" con un canuto. No como José Miguel que es el adalid del genio renacentista y expulsa arte por todos sus poros

Snsoken dijo...

Poros, Juanes y fotos de supermercados aparte, lo cierto es que nos lo pasamos pipa con los artículos de las conversaciones.

José Miguel Sánchez dijo...

Gracias a todos. Para Guille, aunque te haya pillado en día par te sigo queriendo. Puede que Juan sea demasiado genérico, sí, y que la foto no sea la mejor posible. También. Todo es más que probable. No encontré nada mejor, jaja.

Berna, gracias. Me alegro de lo que dices y espero que lo digas de verdad. En serio. Aunque no es para tanto.

Para el Anónimo (existe este nombre? Sería curioso buscar si existe y si uno puede llamarse así en España), gracias también. Lo de genio renacentista no entiendo muy bien qué significa y tampoco me gusta mucho, pero como parece que es un halago, gracias gracias gracias.

Snsoken "Txengue", eres un crack. Ojalá la constancia te animara a escribir aquí. Sería una gozada. El cortijo la parte.

Y para bajar esto a la tierra. Diremos que Onomatopeyistas es una basura como otra cualquiera de las que se pueden encontrar en la web, y que 3/4 de los que comentáis sois amigos nuestros, jaja ;)


Salud.