miércoles, 1 de abril de 2009

La muerte de la ilusión

Hoy hace 80 años que venció Franco en la guerra civil española. Un primero de abril de 1939 se apagaron los sueños de los millones de opositores al fascismo. Se acabaron las esperanzas de llegar a formar un estado español republicano, legal y legítimo, un estado que expresara la voluntad del pueblo español y que se fundamentara en la igualdad y la libertad tan reclamadas en la Constitución de 1931.


Y así empezó una nueva negra etapa. No sólo en España, sino que se extendió a todo el mundo. Aquellos que habían creído que un mundo mejor, un mundo libre, sin injusticias, sin autoritarismos, era posible se tuvieron que marchar como perdedores, como vencindos. La cabeza gacha y a sufrir las penas fuera de casa, lejos de su pasado. Con la maleta a cuestas se fueron, como si toda una vida se pudiera guardar entre la samarra y una muda de recambio, allí, caliente, para volver a sacarla cuando volvieran y retomar la vida pasada. Gente condenada por sus ideas, por su pensamiento. Por lo intangible.

______________________________________________

"Y es entonces cuando peso mi exilio
y mido la irrescatable soledad de lo perdido
por lo que de anticipada muerte me corresponde
en cada hora, en cada día de ausencia
que lleno con asuntos y con seres
cuya extranjera condición me empuja
hacia la cal definitiva
de un sueño que roerá sus propias vestiduras,
hechas de una corteza de materias
desterradas por los años y el olvido"
(Álvaro Mutis)


Res no crida el meu cor amb més tendresa, ara,
que aqueslls camins fondals de xops i de canyars.
El seu record fa un ròssec de recança al meu pas;
torna a la meva espatlla la mà greu del meu pare.
(Màrius Torres)

_____________________________________________


2 comentarios:

Jurdan Arretxe dijo...

No fue hace tanto.

Nil Ventós Corominas dijo...

Para nada, todavía está a la vuelta de la esquina