viernes, 20 de marzo de 2009

Movidas

Algo se cuece en España. La tensión va creciendo poco a poco. En Francia están ya que explotan y el ministro de Educación, Xavier Darcos, ha cedido a las proclamas de los sindicatos y ha abandonado su proyecto de reforma de la formación de los profesores, una de sus principales propósitos. El periódico comunista L'Humanité anunciaba en su portada que esto sólo era el principio. Se refería a la huelga que hubo el jueves en Francia y movilizó a 3 millones de personas.

El miércoles los mossos cargaron de forma brutal contra los estudiantes que se manifestaban contra el Plan de Bolonia (ver vídeo). Además, 30 periodistas también fueron apaleados mientras cubrían la protesta. Ahora se pide la dimisión de Joan Saura, conseller d'Interior. Catalunya empieza a estar nerviosa. Las ocupaciones y manifestaciones estudiantiles, las demandas nacionalistas, siempre presentes en cualquier acto reivindicativo y el efecto de la crisis pueden suponer un auténtico caldo de cultivo que acabe en fuertes desordenes sociales.

Hoy mismo aquí en Pamplona he podido asistir a una tarde tensa. En las callejuelas de lo viejo se palpaba un ambiente nervioso. En la plazuelica que queda entre las calles mercaderes y txapitela estaban plantados tres policías nacionales, uno de ellos con una escopeta de estas que lanza pelotas de goma (no sé si tiene algun nombre técnico). Subiendo hacia Nabarreria dos chicos te ofrecían una edición especial del periódico de cariz anarquista Diagonal. Interesantísima publicación quincenal, todo hay que decir. En la calle mayor, a las nueve de la noche había un despliegue policial que daba miedo: tres furgonetas, dos líneas de seis agentes cada uno y en cada fila dos policías con estas dichosas escopetas. Todo para controlar una manifestación del colectivo okupa donde apenas había unas doscientas personas (aunque mi ojo no es demasiado fiable). Además, entre la parte delantera y la parte trasera del ayuntamiento he contado unos diez policías municipales, con otras tres furgonetas y dos motos. Demasiados contingentes para un viernes cualquiera.

Pronto irán llegando más muestras de descontento social. Mientras vaya avanzando la crisis y el gobierno siga sin solucionar nada, las cosas se pueden poner realmente interesantes.

4 comentarios:

José Miguel dijo...

¿Interesantes? Jode, a mí todas estas cosas me dan mucho mal rollo

Anónimo dijo...

que puta verguenza!!!

y esto lo hemos visto ya tantas veces...

Anónimo dijo...

soy peña, no se como se kita lo del anomino.

Daniel Rivas Pacheco dijo...

Momentos interesantes como dices Nil, y que tendremos la suerte de vivir. Deseo que en 30 años de "democracia" la mentalidad represora haya cambiado, y que los funcionarios estén para cumplir con su función