sábado, 7 de marzo de 2009

V.O.S.C.

Estoy siguiendo con ilusión la novedosa proposición del conseller catalán de Cultura i Mitjans de Comunicació (cultura y medios de comunicació) Joan Manuel Tresserras. El político republicano propone, entre otras cosas:

1. Que exista igualdad (esa igualdad tan reclamada por ciertos partidos en algunos casos) de trato entre el catalán y el castellano en las salas de cine.

2. La intención de un cambio de mentalidad de los distribuidores, al mismo tiempo que de los espectadores, y potenciar la versión original subtitulada. En este caso también debería existir equidad y la subtitulación debería ofrecerse en las lenguas cooficiales.

Siempre he creído que la mejor forma de ver una película es hacerlo en versión original, de la misma manera que es preferible leerse un libro en la lengua en que ha sido escrito que una traducción. Las ventajas de este sistema son muchas: nos permite mejorar en el conocimiento de la lengua del filme, aumenta la agilidad en la lectura, ya que te obliga a leer y seguir la película a la vez y, en fin, respetan todos los matices de la obra que estamos viendo, porque los esfuerzos de los actores al interpretar su papel están relacionados muchas veces con la palabra.

Sin embargo, esta ley chirría por algunos puntos. Como yo no soy político y puedo decir lo que pienso, lo dejo escrito. Yo pondría todas las películas en versión original subtituladas en catalán, excepto las que esten directamente en esta lengua o en castellano. Si Catalunya tiene que garantizar la conservación y difusión del catalán y España ya lo hace del castellano, que las películas en Catalunya estén subtituladas sólo en catalán me parece una cosa lógica.

Volviendo a las bases del proyecto de ley, una vez más hay dos partidos que brillan por la película de suciedad que les cubre: PP y Ciudadanos. Mientras se propone un gran avance en la difusión cultural, ellos todavía hablan en términos del siglo pasado. Acusan al conseller de "intervencionista" y de demasiado "paternalista".

Entre tanto, la banca está siendo nacionalizada, y ellos ni mu. ¿Acaso serán hipócritas?

3 comentarios:

José Miguel dijo...

Hombre... todas todas en catalán, no sé. También habrá gente que no sepa catalán o que se sienta más cómodo leyendo castellano. No me parece mal eso de que exista la opción de estar subtitulada al catalán, pero de ahí a que todas lo estén...

Eso sí. Por aquí en Pamplona todavía estamos esperando a que algún cine empiece a dar las películas en VOS. Porque ese mercado existe, y al final, la gente acaba yendo a internet y bajándose los subtítulos luego porque en su cine no le dan esa opción

Nil Ventós Corominas dijo...

Mientras ofrezcan la posibilidad de ver todas las películas dobladas en catalán, no me importa nada que también haya otras en castellano, en inglés o en árabe (lengua importante en Catalunya, que dentro de muy poco deberá ser tenido en cuenta).

Tienes toda la razón en eso de que en Pamplona se necesita cine en VOS. A veces el problema es que la gente cree que ir al cine es ir a distraerse y a pasar el rato, no aprecian lo que significa. Yo incluso quitaria las palomitas, ¿hay palomitas en el teatro o en la ópera?

Don Pablo dijo...

El cine será cultura pero las salas son una empresa más y nadie tiene que decirles cómo tienen que ofrecer su producto. A mí me gusta ver el cine subtitulado pero tiene que ser el mercado el que decida, y si hay público para poner una sala subtitulada ya habrá quien la ofrezca. En Golem Yamaguchi a veces, muy pocas, ponen películas subtituladas y yo he visto bastante gente, es mejor esperar a que los programadores vean si les compensa introducir más (que al final son ellos los que ven el gusto del público más directamente) que no que lo decida el Estado en nombre de intereses sectarios. Como siempre, sospechoso que en nombre de un bien común se nos restrinja la libertad de elección.