domingo, 17 de agosto de 2008

Real Cooperativa Chilena de la lengua

Andaba cerca de la Moneda y me encontré con este cartel.


El padre Hurtado fue uno de los muchos sacerdotes que, de acuerdo con la postura oficial de la Iglesia en Chile, creía que los trabajadores tenían que hacer una revolución "en libertad" para hacerse propietarios de los medios de producción y así llegar a ser creadores de su destino. Fundaron un partido, el Demócrata Cristiano, el ala más conservadora de las coaliciones de izquierdas, que gobernó entre 1964 y 1970 con Frei Montalva (1964), que entre otras muchas cosas, que ignoro en sus concreciones pero supongo que harían por no limitarse a una sola, ordenaron un reparto agrario de las tierras mal explotadas. Al principio apoyaron el gobierno de Unidad Popular de Allende (1970-1973), pero rompieron relaciones por su uso continuo de subterfugios legales y el clima de violencia generado.

¿Por qué cuento esto? Bueno, pues porque su espíritu sigue vivo e invade todos los órdenes de la vida, sobre todo la lengua. Poco después de hacer esta foto (mentira, ha sido antes, pero como soy el director hago el montaje que me da la gana) se me han acercado unas chicas a preguntarme si las cooperaba. Queda clara la relación semántica entre ayudar y cooperar, y que esto en el resto del mundo sería pedir una limosna, pero, si un tipo como Juanjo de la Iglesia se dedicase a estos menesteres, resaltaría el mal uso de este verbo como transitivo, el complemento que lo debería regir y el carácter recíproco que se pierde con esta construcción. Recomendaría, sin duda, el uso de otras formas como "¿Coopera con nosotras?" o "¿Cooperamos?", aun a riesgo de hacer parecer aquel trato la formación de una empresa. Discutí con ellas sobre las garantías que le daban a mi inversión y la clase de fines a los que se destinaría, pero acabaron por buscar otro inversor más arriesgado.

De todas formas, me llama la atención la facilidad que tienen los chilenos para alterar el significado de las palabras. De acuerdo con que un pollo es un ave, pero no hay ninguna razón para llamar sandwich ave a un bocadillo de pechugas de pollo. Por cierto, hay diversos tipos: ave palta, ave mayo, ave italiano... El ave palta lleva guacamole, como su propio nombre indica. El ave mayo lleva mayonesa, como es lógico. Viendo que sólo hay estas tres recetas tenía puestas mis esperanzas en que el ave italiano fuera alguna receta mediterránea más suave, pero aquí me la tenían jurada los chilenos con su peculiar forma de hablar. Italianas son las cosas que llevan algo verde, algo blanco y algo rojo: guacamole, mayonesa y ketchup. Caí como un primo en semejante guarrería.

Ah, pero hablaba de políticos, creo. En las afueras de la Moneda, la residencia presidencial, están situadas cuatro estatuas de presidentes chilenos. En el patio trasero están Portales, el militar que sentó las bases del sistema democrático después de la independencia, el citado Frei y el famoso Allende. En la parte delantera, está Arturo Alessandri (primer presidente de clase media, antes todos habían pertenecido a la minoría adinerada castellano-vasca, la que llamaban de apellidos tiñosos, a partir de él todos han sido de clase media), ubicado en el centro hasta que Lagos (penúltimo presidente) decidió moverlo a la izquierda para poder ubicarse él al otro lado si conseguía ganar las elecciones del bicentenario (en Chile no se pueden presentar a la reelección, ahora gobierna Bachelet).


Esto es tan sólo un rumor, pero ya se sabe el trato que se le puede dar a un rumor en un blog minoriario. Esta visita a las estatuas presidenciales no tendría más de no ser por un detalle que me acerca más a lo que sucedió en aquellos onces de septiembre: alguien encontró la fe.


Por cierto, volviendo al peculiar uso de la lengua en Chile, once es la merienda. Porque cuando ellos la toman, en Inglaterra son las 11.

6 comentarios:

Jurdan Arretxe dijo...

Pablo: sinceramente, yo saldría -o me quedaría a vivir para siempre- de un país tan loco.

Y mira que las italianas son guarras, pero peores cosas hanse visto. Palabrita del niño Jurdan. :)

PD: quiero que en un par de posts presentes a los Chikilicuatres musicales chilenos y luego otros músicos ya "serios". :D

PD2: y que me digas cómo llaman a la chilena -disparo futbolístico- en Chile.

Xabier Aristu dijo...

jajajajajjaajajajajjajajajajajajajajajajajajaj Pablo este sí ESTE SÍ!!!!!! se me ha escapao una gotica leyendo el parrafo del sangüitx ave.jajajajaja
en serio q t dijeron q las cooperaras? buf si t lo llegan a dcir n marengo yo no respondo d ti...

Don Pablo dijo...

¡Que no eran putas!

Tranquilo que no haré ni una cosa ni otra: volveré a España e introduciré sus costumbres. ¿mejor?

He preguntado hoy por alguien parecido a Chikilicuatre pero bastante difícil ha sido que me entendieran que no era un payaso que contaba chistes y cantaba. Pero tienes suerte porque hay cierto concurso... no digo más aparte de que se lo toman más en serio que en España.

La chilena se llama chilena, son unos sosos. Lo que cambiaba era el Chile porque decían que México le puso ese nombre para promocionarlo, pero ellos siempre lo habían llamado Ají.

Aprende lo que puedas porque dentro de unas pocas horas me habrás echado del blog si vuelves a releer la entrada.

Don Pablo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Don Pablo dijo...

Vale, no me vas a echar ni nada, creía que había metido más la pata porque pensaba que los dos Alessandri eran el mismo y pensaba que en el post había dicho que lo eran, pero no (sólo lo había dado a entender un poco)...

Xabier Aristu dijo...

Pablo deja de ponerte comentarios a ti mismo por dios