lunes, 13 de octubre de 2008

Remedios vendo


Estos días vemos cómo los gobiernos corren, con premura y rapidez, al auxilio de la llamada desesperada de grandes bancos internacionales: entidades nacionalizadas, grandes sumas de dinero que mejoran la liquidez, remedios caseros que alivian el mal hacer de los bancos en los últimos años. Un dinero que, disfrazado en grandes cifras llenas de ceros, no olvida su procedencia: el bolsillo de los contribuyentes.

Y si el Estado, ahora que vienen malos tiempos, ayuda a los bancos, lo lógico sería también que en tiempos de bonanza económica y buenos resultados, los bancos repartieran gran parte de su capital entre los ciudadanos ¿no?

No. Si ellos lo hacen mal, nosotros tenemos que ayudarles. Y si todo les va bien... ¡ay amigo!, papá Estado seguirá ahí, y también el ciudadano, pagando su hipoteca.


Foto: elmundo.es

6 comentarios:

Don Pablo dijo...

Parece que no te haya dado clase Vara: si inyectas dinero en tiempos de bonanza, la economía se recalienta, hay inflación y es como si ese dinero se perdiera. Los bienes son los mismos para toda la sociedad, el dinero sólo es el medio.

Por otra parte, no conozco mucho lo de Europa, pero en el caso estadounidense la culpa de los préstamos ninja la tienen los gobiernos que indujeron a los bancos a reducir la discriminación, la Reserva Federal que bajó los tipos de interés (eran necesarios más préstamos para ganar lo mismo a la vez que se limitaba el ahorro y se incentivaba el gasto) y las dos agencias hipotecarias públicas Fannie Mae y Freddie Mac, que acapararon el mercado rebajando todavía más las condiciones de préstamo. Los bancos no empiezan a regalar dinero porque sí, si el intervencionismo causa algunos problemas lo más lógico es que intente solventarlos.

José Miguel dijo...

Lo de dar dinero es una manera de hablar, ya sé que nadie da dinero por las buenas ni que esa solución sería la mejor, porque produciría inflación y sería inviable.

Pero no estoy de acuerdo en que fueron los gobiernos los que indujeron a los bancos a reducir la discriminación. Bien es cierto que favorecieron, en el caso de EEUU, el liberalismo económico, y que la administración Bush no está exenta de culpa. Pero fueron los bancos quienes, al final, decidieron e inventaron la fórmula de los préstamos ninja.

Y lo que me mosquea es que tanto por las decisiones de unos como las de los otros, al final los que pagen son los contribuyentes.

"Parece que no te haya dado clase Vara". En fin...

Don Pablo dijo...

Que lo de Vara era broma, no te lo tomes a mal.

Yo opino que los préstamos ninja surgieron más por el intervencionismo que intentaba motivar que todos tuvieran una casa que por el liberalismo. Date cuenta de que esas agencias públicas fueron de las más afectadas.

Jurdan Arretxe dijo...

El comunismo ha ido a tomarse un cubata y en un rato estará de vuelta...

Henry Fawkes dijo...

Sí Jurdan, tienes razón. El otro día fui a Marengo y cuando estaba para pedir mi Countreau, el muy hijo de puta se me coló.
Puto comunismo... aunque no sé, igual me confundí y era la democracia. Vete tú a saber.

Jurdan Arretxe dijo...

Fácil, gayfawkes. El comunismo es varón, mientras que la democracia es mujer. ¿Sabes distinguirlos, no?